May 18, 2018

B-M Latam Blog

La nueva era de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

Han pasado cuatro meses del 2018 y en ese corto tiempo se han visto importantes avances en Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Los colaboradores están luchando por la igualdad en la remuneración y la protección de los derechos humanos; y los clientes e inversionistas quieren saber qué están respaldando con su inversión, dónde se fabrican sus productos y cuál es el impacto de los mismos.

Todos estos movimientos sociales y ambientales están ganando fuerza, credibilidad y autoridad. Sin embargo, muchos directivos no están seguros de cómo actuar y, lo más importante, si deben cambiar y cómo hacerlo. Pues la transformación debería darse acompañada de comunicaciones estratégicas y reflexivas. Si bien la sostenibilidad parece intangible para muchos líderes corporativos, existen herramientas y métodos que pueden proporcionarles ideas concretas para ayudar a sus empresas a cumplir los objetivos ambientales, sociales y de gobierno (ESG por sus siglas en inglés) mientras mantienen o incluso mejoran el rendimiento financiero:

  • Análisis de materialidad: proporciona una visión profunda de los problemas importantes para el negocio y para una variedad de partes interesadas (empleados, inversionistas, activistas y consumidores) lo que permite centrarse en cuestiones críticas para la empresa cuando desarrollan planes de sostenibilidad.
  • Informes ESG: la creciente demanda de transparencia exige alinearse a estructuras de informes como Global Reporting Initiative (GRI), Sustainability Accounting Standards Board (SASB) o International Integrated Reporting Council (IIRC) lo que proporciona a la empresa historias para ser contadas a todos sus stakeholders de una manera clara y concisa.
  • Comunicaciones con los inversores: comunicar los datos de sostenibilidad a los inversores es cada vez más importante. Una investigación de Burson Marsteller reveló que el 98% de los accionistas encuestados afirmaron que una empresa con sólidas iniciativas ESG es más atractiva. Utilizar el vocabulario financiero adecuado ayuda a los inversionistas a comprender los datos de responsabilidad social, los riesgos y las oportunidades.
  • Lenguaje honesto y modesto: la comunicación debe ser concisa y específica. Ahora se exige que las juntas corporativas y los líderes proporcionen datos ESG detallados y transparentes. Unido a ello, deben ser modestos en sus logros y ser claros en la articulación de sus objetivos, incluso revelando áreas de riesgo o fracaso y cómo las están mitigando.
  • Convertirse en un defensor: si bien no todos los líderes empresariales se sienten cómodos tomando una posición pública a favor o en contra de un problema, es necesario que lo hagan. Pero la defensa no es para todos. Las empresas deben guiarse y cumplir con un conjunto específico de principios que hagan un esfuerzo concertado para proteger a los empleados, el medioambiente y las comunidades.

Para leer el artículo completo haga clic aquí.

(*) Artículo tomado de la web Environmental Leader.