May 17, 2018

B-M Latam Blog

Presentando Burson PressurePoint™

imagen

Por Karen Doyne, Crisis Lead (Estados Unidos)

En los últimos 20 años, contar con un manual o un plan de comunicaciones de cara a posibles crisis se ha vuelto fundamental para las corporaciones u organizaciones. Este documento codifica los principios, estructuras, políticas, procesos y herramientas necesarios para ordenar el caos ante cualquier situación crítica. Pero ¿qué pasa con la capacidad del Equipo de Crisis para implementar el plan de manera efectiva? ¿O la capacidad de la organización para empoderar y apoyar al equipo? ¿Qué pasa si la crisis es completamente inesperada?

En ese sentido, no es de extrañar que las simulaciones de crisis estén creciendo en popularidad como una forma de poner a prueba tanto al equipo como al plan. Al permitir que el Equipo de Crisis practique su respuesta como un grupo, las simulaciones generan confianza y competencia al mismo tiempo que ayudan a afinar el plan. Y debido a que las crisis, incluso cuando se anticipan, raramente siguen el escenario cuidadosamente planificado de un manual, un equipo experimentado -con la memoria muscular obtenida durante las simulaciones- tiene la agilidad de adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Una simulación de crisis efectiva necesita tres elementos: asesores experimentados para facilitar y observar, un escenario real y un entorno seguro para realizar el ejercicio. Una simulación de crisis Burson PressurePoint ™ combina los tres en un enfoque de estado crítico de preparación para crisis.

La experiencia PressurePoint tiene lugar en una “burbuja” digital cerrada y protegida en la que los participantes lidian con la avalancha de información entrante y demandas típicas de una crisis: noticias, publicaciones en redes sociales, consultas de reporteros y comunicaciones de otros stakeholders internos y externos. Los participantes envían todas las respuestas, declaraciones y otras comunicaciones a través del portal digital seguro.

Nuestro equipo de simulación trabaja entre bastidores para representar a periodistas, activistas, clientes, responsables de la formulación de políticas y otros stakeholders que se comunican con los participantes en línea. El resultado es una experiencia verdaderamente interactiva con el flujo y el contenido de la simulación que incorpora y responde a los aportes de los participantes en tiempo real. Los asesores de crisis también pueden agregar elementos del mundo real, como consultas telefónicas en vivo o entrevistas.

El ejercicio finaliza con un informe exhaustivo grupal dirigido por el asesor de crisis que dirigió la simulación, y ayudado por el registro digital de PressurePoint de todas las acciones que fueron tomadas por los participantes. Esto es seguido por un informe escrito con más detalles sobre los hallazgos y cualquier recomendación de cambios en el plan de crisis, la estructura o los procesos que mejorarán las capacidades y el funcionamiento del Comité de Crisis.

Hemos creado simulaciones PressurePoint en todo el mundo, cada una adaptada a las necesidades de nuestros clientes en términos de duración, contenido, grado de facilitación, naturaleza y nivel de experiencia de los participantes. Sus comentarios han sido universalmente positivos: es el enfoque ideal para preparar a las organizaciones de cara a las crisis en el entorno de comunicaciones de hoy en día, presionado y ultra-conectado.

Para obtener más información, visite www.bm.com/pressurepoint