December 1, 2015

Prensa

Burson-Marsteller Brasil cerrará el año 2015 con crecimiento de cerca de dos dígitos

Jornalistas & Cia  entrevistó en la última semana Francisco Carvalho, presidente de Burson-Marsteller Brasil, que completó 10 años en la empresa y habla sobre los logros en un año difícil.

J&C: La más tradicional y longeva agencia Internacional de relaciones públicas en Brasil, Burson-Marsteller ha experimentado otras crisis en el país. ¿Como la filial brasileña y la sede ven el momento actual de Brasil?
Francisco: Desde que llegó en el país en el año 1976, Burson-Marsteller ya ha vivido varias crisis económicas y políticas, algunas de las cuales fueron más severas que la actual. Por eso mismo, a pesar de esta crisis preocuparnos, creemos que ella también va a pasar y el país volverá a su curso natural de crecimiento. El año que viene, Burson-Marsteller completa 40 años de actividades en Brasil. Con la misma visión a largo plazo que siempre ha caracterizado nuestras decisiones de negocios en el país, vamos a celebrar la fecha con una reflexión sobre cómo serán los próximos 40 años de la agencia en el mercado brasileño y el impacto de nuestro trabajo sobre el futuro de la nueva economía.

J&C: ¿Como la agencia prevé cerrar el año 2015 y que escenarios espera para el año 2016?
Francisco: Vamos a cerrar el año 2015 con un crecimiento de ingresos no muy por debajo de los porcentajes de dos dígitos, pero con un margen de beneficio muy saludable, en el mismo nivel que los años anteriores. Para el año que viene, estamos proyectando un crecimiento un poco más modesto, pero vislumbramos mantener el mismo porcentaje de rentabilidad. De hecho, el secreto de la nuestra longevidad es cuidar de la salud del margen como condición fundamental para conquistar la confianza de nuestros accionistas, preservar el padrón de calidad de los servicios prestados al cliente y asegurar las condiciones de crecimiento profesional de nuestros profesionales.

J&C: Hay una queja generalizada de las agencias en relación con la presión ejercida por los clientes para renegociación de los contratos. ¿Como el mercado y la propia Burson-Marsteller están reaccionando a esto?
Francisco: Nuestro reto es demostrar a nuestros clientes que la reputación es el activo más valioso que necesitan proteger durante la crisis y, por lo tanto, se trata de un elemento que no puede dejar de recibir inversiones. Tenemos que ser creativos y flexibles en la asociación con nuestros clientes a largo plazo, fomentando más y más la confianza mutua en la relación y la creación conjunta de soluciones de comunicación que optimicen las inversiones y ayuden a las empresas a vender más, a ganar ventajas competitivas y cuota de mercado. El posicionamiento “Being More”, establecido a nivel mundial por Burson-Marsteller hace unos dos años, no podría ser más apropiado para traducir nuestra posición frente a los clientes en este momento de dificultades para Brasil.

J&C: A pesar de ya haber sido un año difícil, el año 2014 fue un año de crecimiento para el sector porque muchas agencias fueron capaces de ampliar su rentabilidad exactamente por los negocios generados por la crisis. ¿En el año 2015, eso ha sido diferente?
Francisco: No es el caso de Burson-Marsteller, que cerrará el año 2015 con un porcentaje de crecimiento de ingresos un poco más pequeño que en el 2014, pero con el mismo porcentaje de rentabilidad respecto al año anterior. Burson-Marsteller es reconocida internacionalmente por su experiencia en gestión de crisis, y este servicio ha sido crucial para garantizar la salud financiera de la empresa en Brasil. En los dos años, ayudamos a muchas empresas en crisis a responder rápida y apropiadamente. No creemos que esta demanda se reducirá en 2016, especialmente en relación con los servicios de preparación para situaciones de crisis, que incluyen procesos, comités, manuales y simulaciones de entrenamiento para evaluar si el equipo de gestión de crisis interna está trabajando en conformidad con los procedimientos de comunicación indicados. Un reciente estudio de Burson-Marsteller muestra que el 49% de las empresas no tienen un plan de crisis y que el 50% de ellas esperan pasar por una crisis en los próximos 12 meses.

J&C: ¿Las licitaciones han disminuido o se han mantenido, a pesar de la crisis?
Francisco: Se redujeron ligeramente en septiembre, pero reasumieron el prácticamente el mismo nivel de demanda en la segunda mitad de octubre.

J&C: ¿Cuáles son los retos de la agencia de relaciones públicas en este mercado?
Francisco:  Encontrar su espacio de relevancia en un cliente buscando soluciones de comunicación cada vez más integradas en una época de profundas transformaciones no sólo en relación con el poder y la velocidad de la información, pero también en la manera cada vez más compleja cómo las personas están buscando información. El mayor reto en nuestra industria es alcanzar una negociación basada en valor y no en precios durante los procesos de licitación cada vez más liderados por los departamentos de compra.

J&C:  ¿Cuales son las novedades en la agencia para este fin de año y el 2016?

Francisco: Estamos introduciendo en el mercado nuevas productos sofisticados de análisis, como el Big Data Brand Audit, y nuevos enfoques de “content performance” para ayudar a nuestros clientes a comunicar sus propósitos corporativos y sus noticias mercadológicas con la máxima eficiencia y diferenciación. Además, vamos a empezar 2016 en una nueva oficina, que tendrá prácticamente el doble del área y un diseño arquitectónico que estimulará aún más el trabajo colaborativo y la integración de las diferentes especialidades de comunicación.